El fraude y lo que viene – Omar Barboza Gutiérrez

Lo que ocurrió el pasado 30 de julio constituye un gran triunfo de la soberanía popular a la que se pretendió burlar con la convocatoria de una Constituyente fraudulenta. Desde tempranas horas de ese día, Venezuela y el mundo pudieron comprobar que los Centros de Votación estaban vacíos, y que al contrario de unas elecciones democráticas con gran participación del pueblo, lo que presenciamos fue el gran velorio de un engendro político que nació muerto, y que trataron de revivirlo con trampas, que al ser descubiertas lo que hicieron fue enterrarlo en la ilegitimidad.

En estos momentos tan difíciles para nuestro país, es oportuna una profunda reflexión sobre las causas de esta crisis para que nos ilumine la mejor manera de salir de ella sin repetir los errores del pasado. El debilitamiento de nuestros partidos políticos, que se agudizó en los años 90, en vez de generar fuertes reacciones en la sociedad para reclamar las necesarias rectificaciones a las desviaciones partidistas, más bien condujo a gran parte de ellas a concebir a Chávez como la encarnación de sus sueños antipartidistas, tanto la antipolítica de izquierda como la de la derecha coincidieron en dar ese salto al vacío.

Esa posición que se hizo mayoritaria en su momento, propició la entrega del poder a través de los votos, a un proyecto antidemocrático con una visión unilateral que conduce al personalismo, la confrontación y la guerra, donde los esfuerzos no están dirigidos a convencer sino a imponer. Para lograr sus objetivos era necesario eliminar la función de ser correas trasmisoras entre la sociedad y el Estado que cumplen los partidos políticos, los gremios, los sindicatos, las universidades, y la sociedad civil organizada, para evitar que se conviertan en obstáculos al ejercicio del poder con los límites que impone una democracia.

Al asumir esa dirección nos olvidamos de recuperar el sentido de la política interpretada como la manera de ejercer la vocación de servicio a la nación, con respeto a los derechos de todos los ciudadanos, entendiendo que la democracia implica el manejo permanente de conflictos de intereses utilizando las vías del consenso dentro de los límites del estado de derecho.

Con la llegada de Maduro al poder, y su manera de ejercerlo, nos da una idea de cómo la antipolítica de diferentes signos nos pueden llevar a resultados tan nefastos. Calificados intelectuales chilenos coinciden en considerar al madurismo como una especie de híbrido entre Allende y Pinochet, porque ha cometido los mismos errores en política económica de la época allendista que ha generado inflación, escasez, quiebra de empresas, y destrucción de la confianza de los inversionistas, con el agravante de una gran corrupción; igualmente, ha competido con Pinochet, y le ha sacado ventaja, en la utilización de la represión sin límites en contra de los que piensan distinto, con total desprecio por los elementales derechos humanos.

Cuando Venezuela se aproxima a cambios que definirán nuestro futuro, debemos asumir la gran crisis que actualmente vivimos como una gran oportunidad para rectificaciones de fondo en la conducción y objetivos de las políticas permanentes que deben orientar los nuevos tiempos, es importante salir de Maduro y del modelo que representa, pero en paralelo debemos rectificar las desviaciones que permitieron la llegada al poder de este proyecto antinacional, que ha comprometido la posibilidad de que Venezuela llegue a tener la grandeza que se merece como país.

La crisis en diferentes dimensiones que vivimos es inédita, y es difícil compararla con alguna de las otras situaciones que hemos vivido en nuestra historia o la de otros países. Por eso no es fácil predecir una única forma de salir de ella. De lo que no tenemos dudas es que al final la solución debe ser y será democrática, porque es la única vía civilizada que nos permitirá la reconciliación necesaria para la reconstrucción de la patria en todos los sentidos, incluyendo el rescate de los valores.

Lo que no podemos es renunciar a la necesidad del cambio político urgente, como condición para superar la grave situación que vivimos todos los venezolanos. Para ponerle fin a la dictadura de Pérez Jiménez, fue necesario un gran movimiento popular que al final fue apoyado por las Fuerzas Armadas, y luego de una breve transición llegó la solución definitiva, la de los votos del pueblo. Ojalá que ese tránsito previo no sea necesario para lograrlo, pero lo que sí es seguro, es que de esta situación vamos a salir, restableceremos el respeto a la Constitución, y por la vía democrática retomaremos el camino del progreso en libertad, de la paz verdadera, no la de los sepulcros que es la que nos quiere imponer este gobierno.
Así, haremos honor para siempre a los héroes que han caído en la lucha por la libertad.

barbozaomar@yahoo.com

Omar Barboza Gutiérrez

Deja un comentario

*

@ManuelRosalesg
Rosales se pronuncia ante la crisis
#25F Municipio Jesús Enrique Lossada
#24F Recorrido Parroquia Chiquinquirá
#DiaDeLaJuventud
#11F En Venancio Pulgar
#4F Gracias San Francisco!!
Rosales: “Me hicieron guerra sucia…”
Entrevista Venevisión: Manuel Rosales #25E
Manuel Rosales “Firme y Claro”
Papeles del Exilio
Cronología de una Persecución Política – Caso Manuel Rosales
“Proceso contra Rosales es fraudulento”
“La orden era apresar a Rosales”
Las declaraciones de Eladio Aponte
@MRporVenezuela
Editorial
Cronología de una persecución política
Gerencia y Buen Gobierno
Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button